El delfín de El tinglado
El delfín de El tinglado

Enlace permanente

« Felipe Zayas

Lengua-Literatura »

Imprimir

El cuento fantástico

Enlace permanente  1  2  3  4  5  6  7  8  9 

Vamos a leer y a escribir cuentos fantásticos
DESCRIPCION

La tarea que te proponemos aquí es componer un cuento fantástico.

Para ello, vas a leer y comentar cuentos que te sirvan de ejemplo para redactar tu propio relato.

Esta tarea te va a servir para aprender lo siguiente:

1. Procedimientos narrativos:

  • Inventar y redactar el argumento de un cuento fantástico <
  • Contar desde un determinado punto de vista.
  • Contar lo que dicen los personajes
  • Usar verbos con significado de "decir" para contar lo que dicen los personajes.

2. Conocimientos de la lengua:

  • Uso del pretérito imperfecto y del perfecto simple.
  • Uso del pluscuamperfecto..
  • Ortografía de los verbos más usuales (y palabras de sus familias léxicas): haber, deber, saber, hacer, echar, ir, estar, ver, etc.
  • Uso de B en el imperfecto de indicativo de la primera conjugación.
  • Uso de la tilde según las reglas generales de la acentuación, pero también en vocales tónicas del hiato y en palabras que requieren tilde diacrítica.

¿Qué es un cuento fantástico?

El cuento fantástico presenta hechos y situaciones de la vida cotidiana; pero éstos se ven afectados por algo anormal.

El lector no sabe si este hecho anormal tiene causas sobrenaturales o es fruto de la imaginación del protagonista.

El narrador presenta los hechos de modo que se produzca esta incertidumbre.

La ambigüedad se mantiene hasta el fin de la aventura. ¿Realidad o sueño? ¿Verdad o ficción? ¿Las cosas suceden realmente o son imaginadas por un personaje?"

El cuento será fantástico mientras se mantenga esta ambigüedad para el lector.

Vamos a leer un cuento para debatir qué es lo que le hace ser un cuento fantástico.

La soga

A Antoñito López le gustaban los juegos peligrosos: subir por la escalera de mano del tanque de agua, tirarse por el tragaluz del techo de la casa, encender papeles en la chimenea. Esos juegos lo entretuvieron hasta que descubrió la soga, la soga vieja que servía otrora para atar los baúles, para subir los baldes del fondo del aljibe y, en definitiva, para cualquier cosa; sí, los juegos lo entretuvieron hasta que la soga cayó en sus manos. Todo un año, de su vida de siete años, Antoñito había esperado que le dieran la soga; ahora podía hacer con ella lo que quisiera. Primeramente hizo una hamaca colgada de un árbol, después un arnés para el caballo, después una liana para bajar de los árboles, después un salvavidas, después una horca para los reos, después un pasamano, finalmente una serpiente. Tirándola con fuerza hacia delante, la soga se retorcía y se volvía con la cabeza hacia atrás, con ímpetu, como dispuesta a morder. A veces subía detrás de Toñito las escaleras, trepaba a los árboles, se acurrucaba en los bancos. Toñito siempre tenía cuidado de evitar que la soga lo tocara; era parte del juego. Yo lo vi llamar a la soga, como quien llama a un perro, y la soga se le acercaba, a regañadientes, al principio, luego, poco a poco, obedientemente. Con tanta maestría Antoñito lanzaba la soga y le daba aquel movimiento de serpiente maligna y retorcida que los dos hubieran podido trabajar en un circo. Nadie le decía: “Toñito, no juegues con la soga.”La soga parecía tranquila cuando dormía sobre la mesa o en el suelo. Nadie la hubiera creído capaz de ahorcar a nadie. Con el tiempo se volvió más flexible y oscura, casi verde y, por último, un poco viscosa y desagradable, en mi opinión. El gato no se le acercaba y a veces, por las mañanas, entre sus nudos, se demoraban sapos extasiados. Habitualmente, Toñito la acariciaba antes de echarla al aire, como los discóbolos o lanzadores de jabalinas, ya no necesitaba prestar atención a sus movimientos: sola, se hubiera dicho, la soga saltaba de sus manos para lanzarse hacia delante, para retorcerse mejor.Si alguien le pedía:—Toñito, préstame la soga.El muchacho invariablemente contestaba:—No.A la soga ya le había salido una lengüita, en el sito de la cabeza, que era algo aplastada, con barba; su cola, deshilachada, parecía de dragón.Toñito quiso ahorcar un gato con la soga. La soga se rehusó. Era buena.¿Una soga, de qué se alimenta? ¡Hay tantas en el mundo! En los barcos, en las casas, en las tiendas, en los museos, en todas partes... Toñito decidió que era herbívora; le dio pasto y le dio agua.La bautizó con el nombre Prímula. Cuando lanzaba la soga, a cada movimiento, decía: “Prímula, vamos Prímula.” Y Prímula obedecía. Toñito tomó la costumbre de dormir con Prímula en la cama, con la precaución de colocarle la cabecita sobre la almohada y la cola bien abajo, entre las cobijas.Una tarde de diciembre, el sol, como una bola de fuego, brillaba en el horizonte, de modo que todo el mundo lo miraba comparándolo con la luna, hasta el mismo Toñito, cuando lanzaba la soga. Aquella vez la soga volvió hacia atrás con la energía de siempre y Toñito no retrocedió. La cabeza de Prímula le golpeó el pecho y le clavó la lengua a través de la blusa.Así murió Toñito. Yo lo vi, tendido, con los ojos abiertos.La soga, con el flequillo despeinado, enroscada junto a él, lo velaba.

Silvina Ocampo, Cuentos difíciles. Antología, Buenos Aires, Colihue, 1999.

Actividad

Vais a conversar en grupos sobre esta cuestión, y después de unos minutos daréis a conocer a vuestros compañeros vuestras conclusiones:

¿Por qué La soga es un cuento fantástico?

Releed la información que aparece arriba sobre qué es un cuento fantástico.

Enlace permanente  1  2  3  4  5  6  7  8  9 

Por Felipe Zayas en Lengua-Literatura el 09.05.10 con 13 comentarios Bookmark and Share
Palabras clave cuento, relato, narración

13 comentarios